Arturo del Olmo

Arturo del Olmo

Edad: 27 años.
Profesión: Licenciado en Económicas, asistente contable.
Twitter: @tury_dp
Facebook: Arturo del Olmo

 

Breve pauta biográfica

Nací un 3 de Junio de 1987, en el barrio de Huerta del Rey. Estudié en el Colegio San Agustín y ya en la Universidad de Valladolid me licencié en Economía, realizando un curso académico en la Universitá de Roma “La Sapienza”.

Actualmente trabajo como asistente contable en una de las tiendas del centro comercial de Río Shopping.

 

Participación en organizaciones políticas, movimientos sociales, etc.

Mi despertar ‘asociativo’ comenzó en mi época universitaria en la UVa, en la asociación estudiantil Alternativa Universitaria. Allí, participé y aprendí de su movimiento asambleario, de sus métodos en la toma de decisiones mediante asambleas abiertas, de su espíritu transformador, de sus campañas electorales, etc. También participé de la política universitaria en su vertiente más institucional, tanto siendo Consejero de Gobierno como participando en la Junta de mi facultad.

Durante mi etapa universitaria tuve la suerte, con la ayuda de la ONG Entrepueblos, de participar del programa PACID del Área de Cooperación de la Uva. Mi destino fue Ecuador, tres meses donde estuve colaborando con Acción Ecológica, una organización que trabaja y defiende valores como la soberanía alimentaria, la ecología política, la auditoría ciudadana de la deuda, la defensa de los territorios indígenas y la lucha contra el extractivismo. Con esta asociación participé como co-editor del libro ‘Capitalismo Verde’, de Larry Lohman y en la elaboración del informe psicosocial y de derechos humanos ‘Ocaso de la justicia: El caso sol rojo’, de la clínica ambiental, Cedhu e Inred . El blog de aquella experiencia se puede leer aquí:
https://viajealarealidad.wordpress.com/2012/10/23/el-agua-vale-mas-que-el-oro/

A mi vuelta, como becario de colaboración, trabajé en el Área de Cooperación de la UVa durante 6 meses, participando de la realización de diferentes cursos ‘Introducción a la cooperación al desarrollo’, ‘Curso de comercio justo y economía social’, ‘Curso de Cooperacine’ y Jornadas sobre ‘El futuro de la universidad pública’.

Finalizada mi etapa universitaria, he colaborado como monitor en la Asociación Vecinal del barrio Belén. También participo regularmente en la asamblea local de IU Valladolid.

 

Breve pauta motivacional

Varios son los motivos que me impulsan a tomar esta decisión: Coherencia, Confianza, Compromiso y Esperanza en el proyecto Valladolid Toma la Palabra.

Coherencia, con aquello que he defendido en público y en redes sociales. No entiendo la participación política ni la toma de decisiones si no es de manera conjunta, de forma asamblearia y abierta, sin más cortapisas que la propia dedicación que cada uno quiera invertir en este proyecto.

Confianza, en todas aquellas personas que he ido conociendo a lo largo de todo este tiempo, tanto aquellas que venían participando de la política municipal o movimientos sociales como la gente de VTLP que he tenido la suerte de conocer recientemente. La palabra que mejor les define es honestidad.

Compromiso, con este proyecto de ciudad y con la forma de participación colectiva que le caracteriza. Siempre he creído que ciudadanos y ciudadanas tienen que tomar las riendas de sus vidas y ser quienes marquen las líneas decisorias con respecto a las políticas públicas, no podemos esperar que sean otros los que resuelvan nuestros problemas y mejoren nuestras vidas. Por ello, si creo que el camino es el compromiso, debería ser fiel a mis principios y comprometerme.

Esperanza, de que esta ciudad de una vez por todas cambie y se convierta en una ciudad digna de ser vivida, donde los derechos más básicos sean respetados independientemente del origen, edad o sexo de la persona. Marcando las líneas necesarias para que predominen las políticas públicas de carácter social, especialmente aquéllas orientadas a la igualdad, empleo, redistribución de la riqueza y ecología.

No tengo ni la menor idea de si saldré elegido; de hacerlo, no sé qué posición ocuparé en las listas. Pero así debe ser: la prueba más clara de que este camino lo estamos haciendo colectivamente es que el futuro no está marcado de antemano ni para mí ni para nadie.