“Cuentas que miran al futuro” artículo de María Sánchez

Artículo de María Sánchez, Portavoz del Grupo Municipal de Valladolid Toma La Palabra, para Delicias Al Día.

Entramos en este 2019 echando la vista atrás a estos cuatro años de mandato municipal y creemos que la ciudadanía vallisoletana tiene una buena noticia: puede perder el miedo a votar plural. Durante muchos años se impuso el llamado voto útil y se defendían las barreras electorales para fuerzas menores para garantizar la estabilidad. El consistorio ha demostrado que, a pesar de los malos augurios de principios de mandato, podemos avanzar hacia instituciones más plurales, con más voces y sin mayorías absolutas, tomando acuerdos y gobernando sin tensiones. Basta con que se pongan los intereses de la ciudadanía por delante de las cuestiones partidistas.

 

En las cuentas las prioridades han cambiado. No creo que sea un cambio absoluto de modelo, al menos no todavía. Simplemente se ha devuelto la sensatez, la normalidad a las cuentas. Durante los años más duros de la crisis, cuando más falta hacía, en esta ciudad se recortaron 5 millones de euros en gasto social. Las políticas de empleo apenas se quedaban en el envoltorio. Por nuestra parte, lo dijimos muy claro siempre: el esfuerzo primordial debe estar en las políticas sociales y en el empleo. Y ahí lo tenemos: el Plan de Empleo sigue aumentando, hasta los 5 millones este año. El presupuesto de acción social ha aumentado en casi 8 millones de euros: no solo se han revertido los 5 millones que recortó el PP durante la crisis, sino que ahora se incrementa en otros 2,6 millones con un esfuerzo particular en eliminar la lista de espera de la ayuda a domicilio. Pero las políticas sociales llegan también desde otras áreas, ahí están las nuevas escuelas infantiles y ampliación de plazas de 0 a 3 años, o el enorme aumento en arreglo de colegios solo 3 millones el año pasado.

Y quiero destacar también el cambio drástico en materia de vivienda, otra prioridad absoluta por tratarse de un derecho básico al que una parte importante de la población tiene problemas para acceder en condiciones dignas. Había 12 viviendas de parque público en esta ciudad, una cantidad ridícula, y en la actualidad contamos ya con más de 100. Aún es muy insuficiente, pero la diferencia es abismal.

Creo que también es muy remarcable cómo se ha multiplicado el dinero invertido en renovar la flota y la maquinaria de los distintos servicios públicos. En el Servicio de Limpieza, en estos años se han invertido 5 millones de euros, 5 veces más que en el mandato anterior, y en Parques y Jardines, más de medio millón, casi 8 veces más.


Creo que también es importante cómo se está planteando las obras de integración ferroviaria que este año empezarán a materializarse, empezando por Pilarica y siguiendo por los proyectos de Labradores y Panaderos, Calle Unión, Padre Claret y San Isidro. Dentro de unos años supondrán un antes y un después en la relación entre los barrios de uno y otro lado de la vía.

Quiero destacar, por último, que este presupuesto incorpora inversiones por valor de 5 millones de euros que provienen de propuestas aprobadas en el proceso de presupuestos participativos. Es decir, que aproximadamente un 10% de toda la inversión, uno de cada 10 euros, ha sido decidido directamente la ciudadanía. Eso tiene un valor incalculable, a medida que este proceso de participación se vaya asentando, cada vez más gente podrá ir identificando en su barrio cambios y mejoras concretas en las que su voto ha sido decisivo, o incluso que parten de una propuesta suya.

 

Estos presupuestos culminan un mandato en el que se ha demostrado que el dinero se puede invertir con un orden de prioridades muy distinto. Y creo que por ello hay que profundizar en esa senda y proponernos retos aún más ambiciosos en el futuro. Estoy convencida de que la mayoría de la ciudadanía así lo desea.