“Este nuevo PGOU está pensado para la ciudadanía y no para los grandes propietarios de suelos”

  • Intervención de Manuel Saravia en el Pleno Extraordinario de aprobación del Plan General del 20 de mayo

Empezamos diciendo para qué sirve un PGOU… Y no está mal que hagamos una supuesta visión de la ciudad dentro de 5, 6 o 7 años (antes ése era el periodo de duración del Plan, aunque ahora es indefinido). Acompáñenme:

Pongamos que estamos en Fuente el Sol. Hay una vista magnífica de la ciudad construida, y de sus alrededores. El anillo verde está todavía en fase de desarrollo (va despacio, pero se empiezan a ver carriles bicis que conectan con Fuensaldaña o Villanubla en el territorio). La vista general nos permite ver algunos edificios más altos que la media: el Duque de Lerma, el Hospital, la catedral… y también algún otro que está en obras. Definitivamente Valladolid va a ser una ciudad heterogénea, aunque equilibrada.

El parque está cuidado, y en la Maruquesa o el Barco se han consolidado las laderas, y se han mejorado algunas calles. Aunque sigue sin resolverse alguna unidad de actuación.

Después de cruzar la carretera Fuensaldaña, donde se ha construido un espacio peatonal, bajamos a La Victoria. La calle Canal está cedida al Ayuntamiento, y la Confederación está actuando en la dársena. Siguiendo el canal, por el camino de sirga, llegamos al sector 5, casi completamente desarrollado (es uno de los que va más deprisa). Centrolid pujante. Y avanzamos hasta la Overuela.

Allí hay alguno de los ámbitos irregulares se ha regularizado, aunque otros aún no. El acceso nuevo al núcleo está concluido (por mejor decir, la mejora del acceso).

El Soto de Medinilla sigue necesitado de revitalización. No ha avanzado mucho. Volviendo, se ve un carril bici en la carretera desde Santovenia. Les recuerdo que esto es una hipótesis, ojalá que sea así. Y el parque frente al Barrio España, al otro lado de la ronda, se mantiene natural, aunque se cuida mejor y se facilita el acceso. Delante del cementerio, la campa se ha acondicionado para permitir encuentros amplios en algunas fechas. Un recorrido peatonal nuevo acompaña a la ronda VA-20, haciéndola mucho más amable.

En el Barrio España el sector Rioja/Costa Brava está en construcción. Y se han abierto las calles Aljarafe y Conde Arteche, al llevarse a cabo dos pequeñas expropiaciones (planteadas hace ya mucho tiempo).

En Rondilla se han incorporado al parque público municipal de viviendas otras treinta casas. Y la calle Cardenal Cisneros se ha empezado a tratar como parte de la red civil (de itinerarios comerciales). Lo mismo que en la calle Nueva del Carmen, en Pilarica. El paso de Andrómeda está concluido, y a ambos lados de la vía, dos paseos peatonales y ciclistas con abundante vegetación, que recorren el itinerario ferroviario hasta Rafael Cano.

Un poco más arriba, un aparcamiento disuasorio de los denominados puertas de la ciudad, en el acceso desde Renedo. Que, por cierto, también la ronda ha sido tratada para incorporar un paseo peatonal y ciclista. Y se ve la mejora del parque del Tomillo. Los Santos se ha reactivado (ya era hora), e incluso la venta de alguna parcela municipal ha permitido incorporar nuevos usos. En Los Santos 2 se ha revisado el planeamiento, y ahora se prevé que los equipamientos se concentren y dediquen a la creación de empleo. También en este sector se ha llevado a cabo la zona para recoger posibles avenidas del Esgueva, prevista en Urban Green Up.

Pasando al sur, el Rincón de Esgueva se ha desbloqueado (también era hora). Y el 29 de octubre ha concluido sus rehabilitación. A través de Las Flores llegamos al parque agroalimentario y logístico. Después de concluir el planeamiento, se está construyendo una pequeña fase inicial, a la vez que la banda de industrias próximas a los Talleres también se han puesto en macha. Redalsa ya ha realizado su traslado. Y está en estudio la estación de mercancías y las conexiones ferroviarias con el parque.

Al otro lado de la ronda, se está tramitando una modificación del PGOU para permitir la instalación de una nueva gran empresa, que no tiene cabida en ninguno de los sectores. El Ayuntamiento lo facilita, de la mano de la Junta. Aunque se salte la ronda, por tratarse de una instalación que creará centenares de empleos.

Volviendo hacia el interior, se empieza a ver la cuña verde de Fuente Amarga, planteada en el PGOU de 1997. Y entrando por la carretera de Soria, el ámbito de San Isidro, de propiedad militar, ya se ha negociado con el Ayuntamiento para las cesiones. Entre ellas, el cuartel, del que ya se han trasladado y se están haciendo los proyectos para un nuevo ámbito cultural y de creación de empleo.

Entramos en Delicias, y la aplicación de las ordenanzas garantizan un buen comportamiento energético de los nuevos edificios. En este barrio, accediendo por la avenida de Segovia (ya se ha realizado la obra de mejora y seguridad), permite ver las obras de rehabilitación de Aramburu-las Viudas (la primera fase; donde se han instalado algunos estudiantes de la Universidad, fruto de un convenio de colaboración). Al fondo, en Zambrana se está empezando a urbanizar. Y la plaza del Carmen es mucho más peatonal.

Llegando a los viejos talleres, solo se ha descontaminado y demolido y empezado a construir en la banda próxima a la avenida de Segovia, donde irán un gran parque lineal y una serie de bloques. Luego está casi concluido (estoy intentando ser realista con los plazos) el parque que da acceso, bajando al gran paso peatonal de Labradores-Panaderos; y los rodados de esas calles y que accede también desde Recondo. Los paseos paralelos a las vías están profusamente arbolados. Y se van a instalar muestras de arte civil en este ámbito, que atraerán turismo (como el museo al aire libre bajo el viaducto de Madrid).

Junto al Polígono de San Cristóbal (donde se siguen mejorando las calles, conforme al Plan de obras), se ha comenzado también el paseo que irá acompañando a la VA-20 para amabilizarla (ya se dijo antes, en otro tramo, junto al Tomillo). En el cerro de San Cristóbal se han retomado las negociaciones y se consolida un parque forestal con un buen mirador arriba.

Abajo, La Florida está igualmente empezándose a urbanizar, después de haber cambiado de sistema de actuación. En Argales, al otro lado, la pronta reurbanización de la cruz de calles central ha empezado a hacer sus efectos, lo mismo que el cambio de la normativa; y empieza poco a poco a renovarse y cambiar el carácter de la zona. Por cierto, Redalsa ya se fue y hay que ir pensando en modificar también ese ámbito (llevará tiempo).

Bajamos, y en el Parque Alameda se ha empezado a construir un edificio residencial en la parcela donde estaba prevista la gasolinera. Vamos hacia el Pinar, y la carretera de Arcas Reales ya es municipal, y se ha instalado el alumbrado, y el carril bici está en marcha (hay que hacer algunas expropiaciones, es lento). Se ha consolidado el uso de la vieja hípica militar. Y en Puente Duero se ha resuelto, finalmente, el litigio de las vías pecuarias.

Subiendo por el camino viejo de Simancas (donde se ha concluido la obra de seguridad a peatones y ciclistas), las calles de Santa Ana, que ya se han incorporado al callejero público, se han arreglado. Y en La Rubia, al norte, los terrenos militares empiezan también a urbanizarse conforme al plan consensuado con las asociaciones vecinales.

En Arturo Eyríes (adonde llegamos a través de la pasarela) se ha comenzado a aplicar un protocolo en los terrenos privados de uso público para resolver el problema del mantenimiento y limpieza. Y la Junta ha comenzado a construir finalmente en su parcela.

Un poco más allá, el plan de las Raposas está en trámites (Sepes va lento, pero seguro). Y en Parquesol se siguen construyendo dotaciones en las parcelas de equipamiento. El centro de mayores está hecho y en uso. También hay allí algunas viviendas blancas del Ayuntamiento, que ha seguido ampliando el parque también aquí.

En Villa de Prado se ha iniciado el parque arqueológico, con la colaboración de la Diputación. Y se ha constituido otra “puerta de la ciudad” (es decir, un aparcamiento disuasorio) junto al estadio; en el que se han mejorado los accesos. En la Huerta del Rey se han puesto árboles en Miguel Angel Blanco, se han empezado a tratar algunas calles para formar parte de la red civil; y la Feria de Valladolid ya ha concluido las obras de abrirse a la ciudad. El pabellón nuevo multifuncional está en obras (después de un concurso internacional).

Cruzamos el río, donde se ha construido el paseo de la margen derecha entre los puentes Mayor y Poniente. Y a este lado ya son visitables algunas bóvedas del Esgueva. Se han formado (por mandato legal) algunas Zonas de Bajas Emisiones, consensuadas con asociaciones de comercio, hostelería, vecinos y otras, que asisten a los consejos municipales. En el centro hay bastantes obras, conforma a una ordenanza flexible que ha mostrado su eficacia para permitir las mejores soluciones. Por ejemplo, en la zona de la Universidad entre Santa Cruz y Ruiz Hernández.

Se valora bien que los edificios del Docomomo estén protegidos, y con la Escuela de Arquitectura y el Colegio se promociona su conocimiento. Más allá, el Campus de la Justicia está en obras en el Salvador. Hay algún edificio concluido, pero varios más están en obras. Y en las Catalinas se ha resuelto la autorización de Patrimonio y se está construyendo y rehabilitando también.

Subimos a Vadillos y el viejo cuartel de la Guardia Civil también se está remodelando, según reclamaba la asociación vecinal. Y en el enclave de los poetas (las calles Bécquer, Juan Ramón Jiménez, etc.) se está iniciando una actuación de rehabilitación (una de las 12 que contempla el plan de vivienda). Al fondo se ven los paseos a ambos lados del ferrocarril.

Y volvemos por Verbena y Núñez de Arce hasta la plaza Mayor, para llegar a tiempo de escuchar el debate que en el salón de Plenos del ayuntamiento está teniendo lugar de un Plan General que sigue manteniendo la impronta (o estructura básica) de los años 80. Porque se sigue aplicando, como ahora, esa forma de modestia que reclama Sennett al urbanismo (asumiendo la ciudad que existe, adoptando el compromiso con un mundo que no es el espejo de uno mismo). Donde se busca la riqueza de significados antes que la claridad de los significados.

Se debate de nuevo sobre un plan que se sabe para lo que vale. Porque un PGOU es un marco de trabajo. Que se centra en la ciudad que existe. Que asume muchos proyectos antiguos, aún pendientes. Que son de unos y de otros. Y de los que vendrán. Que se va modificando sobre la marcha, cuando hace falta un plan. Que es de todos y de todas. Abierto. Que está pensado a partir de los intereses de la ciudadanía y no de los grandes propietarios de suelos o grandes promotores como en el periodo precedente. Fíjense: en esta descripción he incluido algunos temas suyos, o muy antiguos. Por supuesto, en el recorrido que he hecho no está todo… y faltan zonas y propuestas por todas partes. Solo he querido mostrar el sentido del plan que se presenta: centrado en la ciudad existente. Que se cuida.

Por eso les pido que aprueben este plan. Porque el plan es de todos. De verdad. Hagamos un esfuerzo de concordia. Y a por ello. Gracias.

Manuel Saravia Madrigal

Concejal de Urbanismo por Valladolid Toma la Palabra