“La integración del ferrocarril tendrá ocho kilómetros de paseo peatonal y carril bici”

  • Reportaje publicado el 20 de agosto de 2017 en El Norte de Castilla

Con el soterramiento enterrado, ahogado en la oceánica deu­da de los 404 millo­nes contra los que rema la Sociedad Va­lladolid Alta Velocidad, la integra­ción del ferrocarril en superficie se erige en la solución aportada por el equipo de Gobierno y Adif para eli­minar el fronterizo ferrocarril que serpentea por la ciudad formando túneles. La decisión, que escribe epita­fio a la esperanza de sepultar bajo tie­rra la vía y a la que se habían encomendado los vecinos de los barrios más afectados -suman casi 57.000 solo en Delicias, Pilarica, Pajarillos y Belén-, se antoja para el gobierno de Óscar Puente como la única solución «realista y cierta» para que las vías del tren dejen de ser una barrera his­tórica. Pero ¿Cómo serán los pasos? ¿Qué aspecto tendrá el corredor? ¿Ha­brá nuevos edificios? ¿Se manten­drán los muros? Aunque aún no es el proyecto definitivo, un croquis ini­cial que maneja la Concejalía de Ur­banismo arroja una idea de cómo será el Valladolid del año 2024 tras some­terse al lavado de cara de la integra­ción y que va más allá de las 17 actua­ciones que contemplan una veinte­na de pasos subterráneos o túneles.

Desde la calle Mirto hasta el apea­dero de la Universidad se proyecta un corredor de ocho kilómetros, con pa­seos y carriles bici a ambos lados, tren­zados entre ambiciosos proyectos como el de la ampliación del emblemático túnel de Labradores y la construcción de otros en Panaderos y Arco de La­drillo. Así será el proyecto de integra­ción del ferrocarril, en su parte urba­na más céntrica, en la que abarca la Es­tación del Norte y la zona de Pilarica.

Corredor

Reducción a tres vías

El estudio con el que trabaja la Concejalía de Urbanismo contempla la reducción de la plataforma ferroviaria a tres vías, dos de alta velocidad y una convencional. Esto se traduciría en que el ancho se­ría mucho más ajustado que el actual y se ganaría suelo a ambos lados para el corredor verde, peatonal y de bici proyectado. Las molestias, a su vez, se verían reducidas, pues una vez que se constmya el by-pass de mercancías los únicos trenes que circularán por el corredor serán los de viajeros, que causan menos mido y contaminación.

Paseos

Carril peatonal y de bici

Todo el corredor ferroviario estará acompañado por un paseo y un ca­rril bici a ambos lados, que se irán trenzando por medio de los pasos o túneles que se vayan encontrando a lo largo del trayecto. Cada uno de los paseos estará caracterizado por el tipo de vegetación y el tipo de urbaniza­ción de la zona. De tal forma que, se­gún puntualizan en el área de Urba­nismo, desaparecerán los muros exis­tentes actualmente. La separación con las vías llegará a través de algún tipo de valla permeable aun por de­finir, acompañada de árboles y otro tipo de vegetación, para dar una ima­gen uniforme a lo largo de todo el co­rredor ferroviario mediante la plan­tación de diversas clases de árboles. En esta apuesta, el equipo de Gobier­no busca ofrecer una «imagen agra­dable» para que los visitantes que lle­guen a Valladolid en tren o en bus puedan encontrar una primera im­presión homogénea y «de calidad», mientras que a su vez los vallisole­tanos puedan disfrutar de un paseo. Este corredor de ocho kilómetros se podría ampliar en un futuro hasta la fábrica de Nicas.

Pasos

Con aportación vecinal

Se proyectan 17 actuaciones con unos 25 pasos para cmzar las vías con una secuencia de emees que, por ejem­plo, entre Labradores y la zona del Esgueva, no supera los 300 metros de distancia, algunos más cercanos entre sí. Aunque las pendientes pre­vistas de subida y bajada de rampas para atravesar las vías irán acordes a una buena movilidad personal, des­de el área de Urbanismo que dirige Manuel Saravia no descartan esta­blecer medios mecánicos en algunos casos. Se eliminarán las zonas oscu­ras y con poco ángulo de visión, le­jos del concepto actual de túneles como el que comunica Labradores con Delicias. Con este diseño se pre­tende además dotar de una mayor seguridad a los emees, tanto para los peatones, como ciclistas y resto del tráfico, que evitarán así cualquier cruce a nivel. En cuanto a la imagen, cada uno de los túneles estarán dise­ñados con elementos que los singu­laricen. La idea es jalonar el corredor peatonal y de bici con elementos or­namentales que sigan una temática, bien a través de motivos escultura­les u obras artísticas, que sigan un iti­nerario que invite a pasear. El Ayun­tamiento dará en este sentido voz a los vecinos y convocará concursos para que sean los de la zona los que aporten las ideas para decorarlos.

Estación de Campo Grande

Fachada a Recondo y Delicias

La propuesta de integración ferro­viaria incluye otras obras como el by-pass, la nueva estación de mercan­cías, la estación de autobúses o la de Campo Grande para transporte fe­rroviario. Esta última se ampliará y contará con un nuevo edificio que servirá para la distribución de pasa­jeros hacia los diferentes andenes. En principio, y según la propuesta del equipo de Gobierno, la nueva es­tación tendría fachada tanto a la zona de la calle Recondo como a la del ba­rrio de Las Delicias. A su vez, la idea barajada es la de construir una pasarela peatonal elevada, paralela al nuevo edificio, que comunique la acera de Reco­letos con el barrio de las Delicias por encima de las vías y del depósito de locomotoras. La ampliación de esta Estación de Campo Grande precisa­rá de una inyección presupuestaria de 70 millones, que afrontará Adif- Alta Velocidad.

Estación de autobús

Soterrada junto a la de trenes

La interrelación entre las estaciones de tren y autobús será posible con el traslado de esta última hasta la calle Recondo, donde irá soterrada y uni­da al espacio gastronómico de Esta­ción Gourmet. La nueva terminal irá en un sótano, aunque contempla a su vez la construcción de un nuevo edificio que podrían albergar algún espacio comercial. La salida de los vehículos se realizará mediante una rampa de acceso en la calle Estación, que conectará con el túnel de Pana­deros para salir hacia la avenida de Segovia y, por otro lado, hacia la ca­lle Recondo.

Zona de Labradores

Nuevo túnel en Panaderos

La actuación en la zona de Labradores es una de las más destacadas, se­gún precisó el alcalde, Óscar Puente, durante la firma del convenio de este proyecto de integración. En este pun­to de la ciudad se prevé la construc­ción de un nuevo túnel de acceso a Delicias para tráfico rodado entre la calle Panaderos y la avenida de Sego­via, y junto a él, un nuevo paso infe­rior para peatones, rodeados ambos espacios por zonas ajardinadas para­integrar los distintos accesos a los pa­sos inferiores. El túnel de Panaderos tendrá una dirección única hacia De­licias e incorporará un carril de acce­so desde la nueva estación de auto- búses, que irá soterrada en la calle Recondo. En cuanto al actual túnel de Labradores para tráfico rodado, el proyecto inicial contempla una am­pliación y mejora, con tres carriles en única dirección hacia el centro y una mayor altura, pues hasta ahora algunos autobuses no podían pasar porque se atascaban. También se ac­tuará en el paso inferior para peato­nes y bicis con nuevos accesos y ta­ludes ajardinados.

Talleres

Nuevos parques y jardines

El croquis inicial también contem­pla las zonas verdes que resultarán del desmantelamiento de los talle­res de Renfe, donde se levantará el nuevo Barrio de Talleres. Tanto el tú­nel ampliado de la calle Labradores como el de nueva construcción de Panaderos desembocarán en una ave­nida de Segovia rodeada de un par­que de grandes dimensiones, con jar­dines que abrazarán los accesos a los pasos inferiores de tráfico y peato­nales a través de vegetación y zonas verdes semienterradas.

Arco de ladrillo

Nuevo túnel para vehículos

Junto con la zona de Labradores, la intervención más importante será en Arco de Ladrillo, con una inver­sión de 16 millones de euros en sus­tituir el paso elevado para vehículos por la construcción de un túnel de cuatro carriles. A su vez, el proyecto contempla la reforma y ampliación del paso subterráneo que existe aho­ra para peatones y ciclistas.

*Consulta el reportaje íntegro en las siguientes imágenes, que se amplían al pulsar sobre ellas: