María Sánchez: “1 de cada 10 euros de inversión de los Presupuestos de Valladolid 2019 lo ha decidido la ciudadanía con los presupuestos participativos”

Intervención de María Sánchez en el Pleno de Presupuestos del Ayuntamiento 2019

Concejala y portavoz de Valladolid Toma la Palabra

Entramos en este 2019 en año electoral, y echando la vista atrás a estos cuatro años de mandato municipal yo creo que la ciudadanía vallisoletana tiene una buena noticia: puede perder el miedo a votar plural. Durante muchos años se impuso el llamado voto útil y se defendían las barreras electorales para fuerzas menores para garantizar la estabilidad. Este consistorio ha demostrado que, a pesar de los malos augurios de principios de mandato, podemos avanzar hacia instituciones más plurales, con más voces y sin mayorías absolutas, tomando acuerdos y gobernando sin tensiones. Basta con que se pongan los intereses de la ciudadanía por delante de las cuestiones partidistas. Y precisamente por eso, aquí estamos, aprobando los últimos presupuestos del mandato sin sobresaltos, exactamente igual que en los tres anteriores. Este año, además, con el apoyo inicial ya de la mayoría absoluta del pleno y les avanzo un “spoiler”: recogiendo enmiendas de todos los grupos. Alguna, claro, no todas: porque el debate de presupuestos no deja de ser una contraposición de modelos de ciudad y obviamente las diferencias son grandes.

En las cuentas las prioridades han cambiado. No creo que sea un cambio absoluto de modelo, al menos no todavía. Simplemente se ha devuelto la sensatez, la normalidad a las cuentas. Durante los años más duros de la crisis, cuando más falta hacía, en esta ciudad se recortaron 5 millones de euros en gasto social. Las políticas de empleo apenas se quedaban en el envoltorio. Se llegó a decir en este Pleno que tampoco se podía hacer gran cosa, que no teníamos competencias. Se inventaron aquello del Plan Anticrisis que apenas quedó en nada. Por nuestra parte, lo dijimos muy claro siempre: el esfuerzo primordial debe estar en las políticas sociales y en el empleo. Y ahí lo tenemos: el Plan de Empleo sigue aumentando, hasta los 5 millones este año y la Agencia de Desarrollo ha multiplicado su presupuesto hasta el cuádruple en estos años. El presupuesto de acción social ha aumentado en casi 8 millones de euros: no solo se han revertido los 5 millones que recortó el PP durante la crisis, sino que ahora se incrementa en otros 2,6 millones con un esfuerzo particular en eliminar la lista de espera de la ayuda a domicilio.

Pero las políticas sociales llegan también desde otras áreas, ahí están las nuevas escuelas infantiles y ampliación de plazas de 0 a 3 años, o el enorme aumento en arreglo de colegios solo 3 millones el año pasado.

Y quiero destacar también el cambio drástico en materia de vivienda, otra prioridad absoluta por tratarse de un derecho básico al que una parte importante de la población tiene problemas para acceder en condiciones dignas. Había 12 viviendas de parque público en esta ciudad, una cantidad ridícula, y en la actualidad contamos ya con más de 100. Aún es muy insuficiente, pero la diferencia es abismal. Y este año seguiremos avanzando por esa senda, con otros 3 millones de euros disponibles para hacernos con más viviendas y ponerlas a disposición de quien más lo necesita. Y se sigue ampliando el programa ALVA, por el que la gente que dispone de una vivienda vacía puede alquilarla con garantías, incluso reformarla con financiación municipal y el ayuntamiento garantiza a los inquilinos que el precio del alquiler se ajusta a su situación económica.

Y en este punto relacionado con la vivienda debo detenerme un momento. Señor Bermejo, tiene usted una oportunidad para retractarse públicamente de la barbaridad que dijo este lunes, y espero que lo haga. Afirmó usted, y cito textualmente, que “el Ayuntamiento va a meter casi 20 millones de euros en la barriada del 29 de octubre, a esos que dispararon al aire con armas ilegales resulta que se les está haciendo las viviendas gratis”. Es intolerable que estigmatice usted a 550 familias por un caso aislado y puntual. Y desde luego este gobierno no va a dejar de atender las necesidades y derechos de personas humildes porque entre ellas viva algún indeseable. Y, además, se saca de la manga eso de 20 millones. O 200, qué más da, ¿no? el caso es decir una cifra impactante a bulto. Son 3 millones lo que va en el actual presupuesto, y serán unos 12 lo que el ayuntamiento ponga en total. Es enormemente irresponsable que en un momento de lógica conmoción social por unos hechos graves y preocupantes señalen ustedes a todo un barrio intentando echarles encima a toda la opinión pública. Si se interviene en esa zona es porque tiene unas especiales condiciones de infravivienda, no es arbitrario por hacerles un favor a unas familias y no a otras. Porque, de hecho, fue el gobierno del PP quien planteó en primer lugar la operación precisamente ahí, aunque en otros términos que condenaban a perder su vivienda precisamente a las familias más necesitadas. No nos van a hacer avergonzarnos de intervenir en favor de los derechos de esas familias, todo lo contrario, nos enorgullece y nuestra única pena es no poder abordar muchas más rehabilitaciones simultáneamente y no contar con más apoyo de otras administraciones para poder llegar a toda la gente que tiene dificultades para tener una vivienda digna, que es demasiada.

Volvamos al presupuesto. Creo que también es muy remarcable cómo se ha multiplicado el dinero invertido en renovar la flota y la maquinaria de los distintos servicios públicos. En el Servicio de Limpieza, en estos años se han invertido 5 millones de euros, 5 veces más que en el mandato anterior, y en Parques y Jardines, más de medio millón, casi 8 veces más. En mercados municipales tras haber culminado la reforma del Val y regularizado la situación en el Campillo, se invierte en la cubierta de este y se afronta la reforma del de Rondilla, con 2 millones de euros.

Creo que también es importante cómo se está planteando combinar la inversión menos vistosa, pero tan necesaria del día a día, con otras apuestas más estratégicas.

En la primera categoría estarían ese 1,8 millones de euros para alumbrado, los 3 para obras menores en los distintos barrios, o los más de 2 millones para renovación o nueva construcción de instalaciones deportivas en los barrios.

En la segunda, por ejemplo, la adquisición del Convento de las Catalinas, un espacio estratégico en el centro de la ciudad que se gana para uso público y tendrá, seguro, una gran importancia a medio plazo. O, por supuesto, las obras de integración ferroviaria que este año empezarán a materializarse, empezando por Pilarica y siguiendo por los proyectos de Labradores y Panaderos, Calle Unión, Padre Claret y San Isidro. Dentro de unos años supondrán un antes y un después en la relación entre los barrios de uno y otro lado de la vía.

Quiero destacar, por último, que este presupuesto incorpora inversiones por valor de 5 millones de euros que provienen de propuestas aprobadas en el proceso de presupuestos participativos. Es decir, que aproximadamente un 10% de toda la inversión, uno de cada 10 euros, ha sido decidido directamente la ciudadanía. Eso tiene un valor incalculable, a medida que este proceso de participación se vaya asentando, cada vez más gente podrá ir identificando en su barrio cambios y mejoras concretas en las que su voto ha sido decisivo, o incluso que parten de una propuesta suya. Fundamental para que sigamos avanzando en la implicación de la mayoría en la gestión de lo común. Y creo que para ello es importante tanto la habilitación de cauces de participación como la actitud y el talante.

En ese sentido, y a pesar de que en este pleno se han vivido momentos tensos y muy subidos de tono, también es verdad que se han producido situaciones que en una etapa anterior eran impensables, con propuestas y mociones de la oposición que, tras el debate, han salido adelante o se han aceptado enmiendas de grupos de oposición para incorporarlas a los presupuestos. Este año, como decía al principio de mi intervención, también será así y les proponemos asumir las siguientes:

Accesos a la Overuela (enmienda número 12 del PP): Proponemos destinar 50.000 euros (si están de acuerdo) a ese estudio. Téngase en cuenta que no se trataría de realizar un proyecto, sino un estudio. Se plantea incluir esta actuación en el conjunto de estudios y proyectos que se van a redactar en la Concejalía de Urbanismo, dentro de la partida 02.227.06.
Accesos estadio (enmienda número 18 de Cs): Nos parece positiva, como saben, estamos acometiendo obras en materia de seguridad en el estadio. Se puede incluir en el Plan de Obras la mejora de los accesos (el tratamiento de la plataforma peatonal de acceso). Financiación: en los estudios previstos en el área de Urbanismo (Por tanto, dentro de la partida 02.227.06.
Ayudas para favorecer la autonomía personal y el transporte de personas con movilidad reducida (enmienda número 25 Cs): se puede aceptar tal cual.

No lo hacemos para intentar que modifiquen ustedes su voto, supongo que sería demasiado iluso. Pero nos parece que es saludable y que debería normalizarse ser capaces de reconocer aciertos o propuestas razonables vengan de donde vengan. Espero que sepan ustedes encontrar algo positivo en estos presupuestos porque con sinceridad creemos que serán buenos para la ciudad.

*

Terminaba mi anterior intervención haciendo un llamamiento a reconocer propuestas razonables del adversario político. Pero en muchos casos resulta francamente difícil, la verdad. Es lógico, representamos visiones muy distintas de la sociedad, y aquí debatimos el modelo de ciudad. Y la verdad es que la gran mayoría de las enmiendas que presentan PP y Cs son muy ilustrativas, no solo de su punto de vista ideológico, sino también de su forma de hacer política.

Porque se puede discrepar, claro que sí, contrastar visiones y someterlas al escrutinio del pueblo soberano. Pero tomarle el pelo a la gente no es de recibo. Y creo que solo se puede calificar de tomadura de pelo que ustedes propongan quitar dinero de las aportaciones municipales para la integración ferroviaria y no destinar ni un solo euro a otra solución alternativa. Como no comparten ustedes el proyecto, pues castigo doble para la gente de los barrios del este: ni soterramiento, ni integración. Yo entiendo perfectamente que haya gente que considere la integración una solución insuficiente: pero, ¿en qué cabeza cabe que seguir sin hacer absolutamente nada es una solución mejor?

Pero es que la tomadura de pelo es aún mayor: proponen financiar otras propuestas con una partida que no se puede tocar, porque es un préstamo participativo para asumir los compromisos adquiridos con el resto de administraciones de Valladolid Alta Velocidad. El Partido Popular se carga los 8 millones de euros del préstamo y no sabemos qué propone que le digamos a la Junta o al Ministerio: ¿que no vamos a pagar nuestra parte? Ciudadanos propone quitar “solo” 6 millones. Por verle algo positivo, parece que aunque sea una pequeña parte, algo les gusta del proyecto, porque salvan ese par de millones. Algo es algo.

Sobre este tema quiero hacer un llamamiento a todos los grupos: por respeto a la ciudadanía, que nadie vuelva a invocar el soterramiento si no viene con varios cientos de millones bajo el brazo, dejemos de jugar con las expectativas de la gente. Hay que hacer política con honestidad. El Partido Popular supo que no estaba en condiciones de pagarlo y simplemente dejó correr el tiempo, dejó crecer la deuda y ocultó a la ciudad las cuentas y los compromisos adquiridos. Ahora se ha hecho justo lo contrario: hemos hecho públicos los datos y cuando hemos constatado que no se podía financiar hemos preferido ofrecer una solución, alguna mejora. Creemos que eso es tener responsabilidad con la ciudadanía, buscar alternativas y tratarles como mayores de edad. Después de tantos años sin haber avanzado nada, ni siquiera en época de vacas gordas, seguir vendiendo el cuento de la lechera es jugar con la gente.

Otro ejemplo de tomadura de pelo: también propone el Partido Popular quitar un millón de euros del préstamo participativo para la Feria de Valladolid. Es decir, de nuevo, incumplir los compromisos adquiridos con el resto de administraciones. La gente del PP de la Junta de Castilla y León tiene que alucinar con que sus propios compañeros apuesten por dejarles tirados. Pero es que ya llegando al absurdo, la Diputación de Valladolid también participa del consorcio de la Feria: ¿apoya el señor Carnero que el Ayuntamiento no cumpla con lo pactado con la Diputación y no pague su parte? Surrealista. Pero casi lo más extraño es dónde proponen destinar ese millón de euros: para un Centro de Congresos. Hace unos años se hablaba de 70 millones para poder hacer un Palacio de Congresos, y ahora con 1 se apañan. Con poco presupuesto se puede hacer la adaptación que se pretende realizar, un Centro de Congresos, incluso en unas dimensiones más austeras como propuso el teniente de alcalde en su día, supondría una inversión mucho mayor. Lo que proponen es irreal.

Por seguir con las incongruencias con Diputación, propone también el Grupo Popular un plan de ayudas de natalidad, después de haber rechazado en la institución provincial una propuesta en ese sentido del grupo de Toma la Palabra. No digo yo que no sea preocupante que la ciudad pierda población, aunque la tendencia se ha frenado bastante con respecto a años anteriores en los que perdíamos 2.000 habitantes al año; el último dato es el menos malo de los últimos 10. Pero que sea prioritario frente al gravísimo problema de despoblación en el medio rural es bastante desconcertante. ¿Van a votar Jesús Carnero y Pilar Vicente a favor de esta ayudas a la natalidad en Valladolid ciudad cuando las rechazan para los municipios pequeños? Son centralistas hasta para esto.

Desde Cs además proponen quitar 25.000 euros de destinados a la estrategia agroalimentaria y meterlo a crear una imagen y marca propia para el centro de Valladolid. Le encantaría a los productores locales, cambiar su dinamización laboral por un logo.

El PP en su primera enmienda para ayudas al nacimiento y a la adopción propone quitar 21.000 euros de la comunicación del acuerdo con la subvención de la Junta para el Mercado Ecológico de la Plaza España y comunicación OMIC .

También proponen quitar del Día de la Mascota 15.000 euros para esta enmienda, ese Día de la Mascota del que tanto presumen haber iniciado. Señor Enríquez, lo han vuelto a hacer.

En su enmienda 15 quieren quitar 100.000 euros destinados al abono de los contratos de explotación de los puntos limpios y. en esta enmienda también quitan 150.000 euros para conservación de parques y jardines de las zona centro y norte, del nuevo contrato de conservación de parques y jardines de zonas este y sur, cuando lo hemos subido para mejorarlo.

Además, las enmiendas que proponen apuestan mayoritariamente por el centro frente a los barrios. O para financiar una piscina flotante, ayudas a deportistas de élite, la semana santa o la tauromaquia.

El PP suprime vía enmienda 2 millones de vivienda social para vivienda a gente con más dinero. Ya hay otras vías, como ALVA.

Y es que en un mandato caracterizado por la obsesión por la limpieza y la seguridad no dan respuestas vía enmienda. Algo típico de la derecha. Casualmente en todas las ciudades la misma campaña. ¿Les sirve igual para una ciudad que para otra cuando están en la oposición? Parece que sí: Valencia, Madrid, Alicante, Coruña, y más. No íbamos a ser una excepción en su hoja de ruta.

Además lo peligroso es que se apoyan en Informes que llaman independientes porque dicen que se invierte poco en servicios. ¿Independientes? Hay un ejemplo similar: cada cierto tiempo en las noticias vemos algún estudio nuevo que nos cuenta que, a pesar del mito, la cerveza no engorda. Luego indagas un poco más y compruebas que el estudio está financiado por Heineken. Pues con esto pasa un poco lo mismo, casualmente un lobby con vinculación con empresas concesionarias de servicios dice que los ayuntamientos que recuperan la gestión pública son malísimos y los que contratan con empresas privadas son maravillosos

Y finalizo. Suelen acusar a este gobierno de no tener grandes logros, de ser el gobierno “de la nada”. Y lo dicen porque, en su opinión, no ha habido ningún gran proyecto, ninguna gran inauguración, algo concreto y aislado que pase a la posteridad. Yo discrepo, creo que sí hay transformaciones concretas de la ciudad de gran importancia, pero en cualquier caso la cuestión de fondo es que tenemos criterios distintos para medir lo trascendental.

Los grandes logros de este gobierno están en otro sitio. Cada niño o niña que pudo alimentarse correctamente en verano gracias a abrir los comedores escolares es un gran logro. Cada persona que recuperó la ayuda a domicilio que había perdido es una gran victoria. Cada familia que ha encontrado un alquiler social gracias a las políticas públicas municipales es un motivo de orgullo. Cada euro pagado por el agua que ha dejado de ir al bolsillo de unos pocos y se puede invertir en mejorar la red es un triunfo.

Estos presupuestos culminan un mandato en el que se ha demostrado que el dinero se puede invertir con un orden de prioridades muy distinto. Y creo que por ello hay que profundizar en esa senda y proponernos retos aún más ambiciosos en el futuro, y hacer de Valladolid una ciudad de referencia en políticas sociales, ambientales o culturales. Estoy convencida de que la mayoría de la ciudadanía así lo desea.