Ofreciendo alternativas a los jóvenes de Valladolid frente al botellón

  • Dos mil jóvenes de Valladolid apuestan este verano por las actividades alternativas al botellón”, reportaje publicado por El Norte de Castilla el 30 de julio de 2018

Es verano, un día cualquiera por la tarde. Todo transeúnte que ha pasado a lo largo de este mes por el Puente Mayor se puede haber preguntado el motivo de la gran afluencia de gente joven en la Playa de las Moreras –además de los bañistas habituales–. Y no es otro que la iniciativa que el Ayuntamiento ha puesto en marcha para dotar a la época estival de actividades deportivas que se erijan en alternativa de ocio, tanto para niños como para jóvenes, durante las tardes y noches de verano de este mes de julio. Se trata de una diversificación del programa conocido como Vallatarde y Vallanoche, una iniciativa que a lo largo del año se ha centrado en la organización de las actividades demandadas por los jóvenes de la ciudad para su tiempo libre y que ofrece otra forma de diversión frente al consumo de alcohol o de otras sustancias.

El embarcadero y la Playa de las Moreras fueron los sitios escogidos para el ocio alternativo de los más jóvenes. Sobre su superficie se han dado cita hasta el jueves pasado alrededor de 2.000 participantes para desempeñar actividades como el rugby touch, parkour, zumba, kinball, pádel surf, piragüismo, juegos de habilidad y estrategia, defensa personal y voley playa. Toda una oferta de ocio seleccionada tras realizarse una serie de encuestas entre los jóvenes –a través de las redes sociales– y analizar el resultado de temporadas anteriores, con el objetivo de realizar una apuesta por el ocio sano. «Este año los jóvenes respondieron en las encuestas que querían hacer actividades en la playa, ya que es un sitio que utilizan a menudo. Y a partir de ello nos pusimos a trabajar en el programa», señala el coordinador de Vallatarde y Vallanoche, Alfonso Martín, quien además cuenta que a lo largo de este año se ha visto muy buena respuesta por parte de la población con esta iniciativa.

La apuesta por el ocio «sano» es la base sobre la que trabajan los monitores. Esta forma de ofrecer una alternativa diferente viene a representar una «prevención indirecta» contra actividades insalubres entre la población joven, como el consumo de alcohol y drogas, circunstancia que en el último año dejó 132 jóvenes, de los cuales 112 fueron menores, bajo la dependencia de este tipo de sustancias. Además de ser frecuente la asistencia sanitaria por un consumo abusivo de alcohol en la celebración de botellones organizados en festividades veraniegas. Este es el caso de las Fiestas de San Lorenzo o la noche de San Juan, aunque la asistencia sanitaria por intoxicaciones etílicas superan la media de dos casos cada fin de semana, hasta llegar –algunos años– a las doce intervenciones en tan solo una noche, junto al centenar de jóvenes atendidos en las Moreras.

*Lee el reportaje completo en la web de El Norte de Castilla.