“Pinceles por la Sanidad Pública”, artículo de María Sánchez

  • Artículo publicado en Delicias al Día el mes de octubre de 2019

Los vecinos y vecinas y los colectivos del barrio visibilizaron con un mural de Manolo Sierra la petición de la reapertura del centro de especialidades para el barrio de Valladolid hace unas semanas. Allí estuvimos. Porque hay que estar. El Centro de Especialidades de la Calle Trabajo, en el barrio de Las Delicias, ha sido progresivamente desmantelado en los últimos dos años a medida que se ha producido el traspaso de las distintas especialidades al Centro de Salud de Arturo Eyries o al nuevo Hospital Río Hortega. Finalmente, se produjo el cierre de la última especialidad que se allí prestaba, el Servicio de Salud Mental, y con ello el cierre del Centro.

La accesibilidad es un principio fundamental a la hora de evaluar la calidad asistencial, y en el caso de la salud mental resulta aún más importante la cercanía entre médico y paciente. Sin embargo, la gerencia del Área Este, sin tener en cuenta estos esta necesidad básica y las opiniones de pacientes y profesionales, apostó por el cierre del Centro de Especialidades de Delicias.

Anteriormente, esta reorganización ya había eliminado de Delicias las urgencias nocturnas, a partir de las 22 horas, medida que ralentiza y masifica la atención tanto en Arturo Eyríes como en el Hospital Río Hortega mientras repercute directamente en la población del barrio, con el agravante de que Las Delicias es el barrio más populoso de la ciudad y cuenta con una población envejecida que necesita recurrir al sistema sanitario con más asiduidad.

Como han denunciado diversos movimientos sociales, entre los que se incluyen los impulsores de esta moción (Tejiendo Redes – 15M Delicias, Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Valladolid, Parad@s en movimiento y Asociación Familiar Delicias), venimos asistiendo desde hace ya varios años a recortes en sanidad que se materializan en cuestiones concretas, como la no sustitución de los médicos de atención primaria, que generan desconcierto y conflicto en los pacientes, el aumento de la ratio de pacientes por médico o el desconocimiento de los pacientes por parte de su médico. El cierre del Centro de Especialidades es otro ejemplo más.

Este pasado 19 de octubre se ha celebrado una consulta popular en el barrio para que los vecinos y vecinas puedan pronunciarse sobre la necesidad de reabrir el centro. Hay sobradas razones para movilizarse. Sin una sanidad al servicio de todos y todas estamos perdidos. Defender y desarrollar el Sistema Sanitario Público en nuestra Comunidad es una obligación social de primer orden. A por ello.