Una asamblea general para valorar lo realizado: lo bueno, lo malo y lo que está por venir | Valladolid Toma la Palabra


Una asamblea general para valorar lo realizado: lo bueno, lo malo y lo que está por venir

  • Este jueves decenas de personas se dieron cita en el Centro Cívico de La Rondilla en una nuevo encuentro de Valladolid Toma la Palabra

Van casi tres años de Gobierno. Tres años de idas, venidas, proyectos, reuniones, ideas políticas con los que seguimos intentando cambiar Valladolid. Pero de vez en cuando es momento de detenerse, de detenerse y explicar. Este jueves nuestra plataforma volvió a darse cita para poner sobre la mesa todo lo realizado hasta el momento, una nueva asamblea general en el Centro Cívico Rondilla a la que por supuesto también acudieron nuestros cuatro ediles en el Consistorio para explicar su día a día.

Así, en un ambiente cordial y distendido pero con la seriedad de tener que explicar algunas decisiones trascendentales que se han llevado a cabo, fueron los propios concejales y concejalas quienes tomaron la palabra para hacer ver sus sensaciones después de más de dos años y medio de cambio en la ciudad.

Las conclusiones fueron claras. No está siendo fácil, los trámites burocráticos a veces aprietan, hay problemas inesperados que se cruzan por el camino y dificultan todo lo que nos gustaría hacer, pero poco a poco Valladolid empieza a ser otra ciudad con nuestra ayuda desde dentro del Ayuntamiento. Hay que valorar todo lo realizado, lo bueno y lo malo, siendo también autocríticos. Así se desarrolló una asamblea realmente enriquecedora.

No ha dejado de haber impedimentos o detalles que han dificultado todo lo que hemos querido hacer, pero el optimismo y las ganas de transformar la ciudad han prevalecido sobre todo. Nadie dijo que gobernar fuera a ser fácil, pero cuatro concejales llenos de ilusión con toda una plataforma detrás son unas armas muy poderosas.

Poco a poco las cosas van cambiando en Valladolid. Es evidente que la participación vecinal, la tolerancia, la igualdad, la transparencia y las políticas sociales se han disparado desde el cambio de Gobierno, pero hay objetivos por cumplir, que no queremos dejarnos en el tintero. Aún queda mucha legislatura y estamos tan ilusionados como el primer día. Seguimos.