María Sánchez: “Salir del hoyo es una necesidad no solo socioeconómica, sino también anímica para nuestra sociedad”

  • Intervención de la portavoz del Grupo Municipal de Valladolid Toma la Palabra, María Sánchez, en el Pleno que ha aprobado los Presupuestos para el año 2021.

Los presupuestos que hoy traemos a este Pleno son relevantes por sí mismos, por sus números. Sin entrar ahora en mayores detalles, con 363 millones de euros son los mayores de los últimos 11 años, y con 63 millones de inversión suponen un incremento del 70% con respecto al año pasado.

Pero aparte de por sus cifras, son importantes por el contexto. Y con el contexto no me refiero a este terrible año de pandemia, sino que esta se ha encadenado a una década larga de crisis económica y social. Hay muchas personas jóvenes en nuestra ciudad y en nuestro país que, desde que tienen uso de razón, han crecido con la palabra crisis en la boca. Y personas mayores que temen marcharse sin haber vuelto a levantar cabeza. Salir del hoyo es una necesidad no solo socioeconómica, sino también anímica para nuestra sociedad.

Pero hoy hay algún motivo más para el optimismo. El domingo nos emocionamos al ver la vacunación de Araceli porque sentimos que, gracias a la ciencia, estamos empezando a doblegar al virus. Pero paradójicamente, la pandemia ha venido también a doblegar al austericidio, a las recetas económicas ortodoxas que decían querer sacarnos de la crisis a base de recortes sociales. Hoy, por fin, hay un amplio consenso en Europa para afrontar esta crisis de una forma totalmente diferente, con un gran esfuerzo en inversión pública y en transformación de nuestro modelo económico. Hoy, por fin, podemos abordar los presupuestos municipales sin la espada de Damocles de la regla de gasto. Hoy, por fin, estamos de acuerdo en que lo principal, lo prioritario, es cuidarnos.

Debo decir que resulta triste que haya tenido que venir una pandemia mundial a recordarnos algo tan básico. No hubo compasión cuando las víctimas no lo eran de un virus, sino de un modelo económico injusto que prefirió rescatar a los bancos que a millones de familias que perdieron sus trabajos, sus pequeños negocios o sus viviendas. ¿Se imaginan en qué situación estaríamos si hubiésemos aplicado la misma receta en los últimos meses?

Desde este gobierno municipal, no obstante, y a pesar de las limitaciones existentes a la autonomía local, llevamos ya 5 ejercicios tratando de enfocar el presupuesto en la dirección opuesta a esa austeridad mal entendida. Dando prioridad al gasto social, a los servicios públicos y a la reducción de la huella ecológica de nuestra ciudad. Señas de identidad de un proyecto de ciudad que mantenemos y reforzamos en este presupuesto gracias a esos nuevos consensos a los que me refería y la flexibilidad en las reglas fiscales que, esperemos, se consolide en los años venideros.

En nuestra opinión, estos presupuestos son una buena herramienta para aportar certidumbre a la ciudadanía vallisoletana en este momento tan difícil. Y eso, por 6 motivos, que enumero ahora y desgranaré a continuación:

  • Ofrecen certidumbre porque se presentan desde un amplio consenso político, el mayor de nuestra historia reciente.
  • Ofrecen certidumbre porque aprovechan la posibilidad legal de reforzar la inversión pública para lo prioritario, pero sin pillarnos los dedos, sin hipotecar nuestra hacienda local.
  • Ofrecen certidumbre porque, en momentos de zozobra, refuerzan la protección social y los servicios públicos.
  • Ofrecen certidumbre porque apuestan por la participación directa de la ciudadanía en la vida política, cultural y económica de la ciudad.
  • Ofrecen certidumbre porque plantean una reactivación económica basada en el tejido económico local.
  • Y ofrecen certidumbre porque dan prioridad a una transformación ecológica que nos permitirá anticiparnos a la próxima gran crisis: la medioambiental.

1. Bien, empecemos por el consenso. Como es conocido, se ha alcanzado un acuerdo con el grupo de Ciudadanos para aprobar estos presupuestos, concretado en una serie de compromisos que van en plena sintonía con el proyecto que ya habíamos esbozado desde el equipo de gobierno. Gracias a ello, estos presupuestos serán votados favorablemente por un 63% del Pleno. Pero, ¿saben qué? Tengo la convicción de que, si planteáramos sus líneas fundamentales a la ciudadanía, ese porcentaje de apoyo sería aún superior, incluyendo a votantes del Partido Popular o de Vox. Creo que son prejuicios y claves ajenas a las necesidades de la ciudad las que les impiden a ustedes apostar por el acuerdo, no el contenido de los presupuestos. Aún están a tiempo, piénsenlo.

2. En segundo lugar, me parece destacable que estos presupuestos sean a la vez ambiciosos y prudentes. Ambiciosos, porque, en un contexto de evidente necesidad de inversión pública, aprovechan la relajación de las reglas fiscales para ascender hasta los 311 millones de euros (63 de ellos de inversión). Es un 7% mayor que el del año pasado, y los presupuestos más elevados desde 2009. Pero, a su vez, son prudentes porque legalmente podríamos endeudarnos hasta el 110% y sin embargo la deuda se quedaría en un 56,2% de los recursos corrientes, muy por debajo no ya de ese límite sino de la deuda que teníamos, por ejemplo, en 2011, que alcanzaba el 89%. Un esfuerzo inversor importante, por tanto, pero sin pillarnos los dedos.

Y ha de tenerse en cuenta que, además, los ayuntamientos podremos incorporar remanentes desde abril, como habíamos venido reivindicando, lo cual junto a los fondos extraordinarios que puedan llegar de la Unión Europea, supondrán un empujón positivo muy importante para nuestra ciudad. Certidumbre, por tanto, porque podemos destinar más dinero a lo que es necesario, y con las cuentas bien saneadas.

3. En tercer lugar, fundamental: seguir tejiendo una densa red de protección social. El presupuesto de Acción Social lleva creciendo de forma sostenida desde 2015, un 13% más este año, y ya prácticamente duplica los 18 millones de los que partíamos hace 6 años, alcanzando los 33 millones de euros. Se incrementará en más de 1 millón de euros las ayudas a domicilio, se creará un Centro de Atención 24 horas para personas sin hogar, por valor de 662.000 euros, o se levantará un nuevo Centro de Mayores en Parquesol por más de 2 millones.

Pero, como siempre hemos dicho, la política social no se limita al área específica de Servicios Sociales. Resulta fundamental, por ejemplo, el derecho a una vivienda digna. Y ahí cabe destacar la apuesta ya conocida por el programa ALVA para movilizar vivienda vacía o los 3 millones de euros destinados a comprar vivienda para ampliar el parque público de alquiler social. Esa cantidad se podría duplicar hasta los 6 millones con la incorporación de remanentes, tal y como hemos incluido en el acuerdo que he mencionado antes.

Igualmente decisivos son los servicios públicos, como las escuelas infantiles de 0 a 3 años, en las que seguimos ampliando plazas con las 41 de la que se comenzará a construir en 2021 en el barrio de La Rondilla, que tendrá un presupuesto de 1,6 millones para este año. O las bibliotecas, como la nueva prevista para Parquesol, cuyas obras ya se han iniciado el pasado trimestre. O también las instalaciones deportivas, como el Polideportivo en el colegio Allúe Morer que se retomará este año, o la mejora en el del Gonzalo de Berceo y otros equipamientos como el campo de José Luis Saso.

Sirvan estos ejemplos para ilustrar ese propósito de que, cada vez más, el ejercicio de los derechos básicos, el desarrollo de una vida digna, esté garantizado al margen de la situación económica y laboral de cada persona.

4. Pero, más allá de eso, también necesitamos ser parte activa de la comunidad de la que formamos parte. Y por eso destacaba como cuarto elemento el impulso de la participación a todos los niveles. Estandarte claro de esta línea de trabajo es la vuelta de los presupuestos participativos, tras un año de parón sobrevenido por las circunstancias excepcionales que hemos vivido. Pero también, como elemento más cotidiano, los Centros de Iniciativas Ciudadanas para acoger proyectos populares y del tejido social de los barrios. Junto al que se ha abierto recientemente en la barriada del 29 de octubre en Pajarillos, en 2021 se abrirá uno muy similar en Las Delicias, el Centro Segundo Montes, y ya se ha comenzado a trabajar con colectivos sociales del entorno, para dotarlo de contenido durante los próximos meses. Pero también en los próximos días finalizará la rehabilitación del antiguo Colegio de la Overuela que, junto a la zona deportiva anexa, también rehabilitada de recientemente, constituirá un nuevo espacio para la participación del vecindario. Y en otro barrio periférico como son Las Flores se llevarán a cabo las obras de rehabilitación del denominado “frontón” para construir un nuevo Centro de iniciativas en el que acoger propuestas de diferentes asociaciones y vecindario.

Pero ese espíritu de participación no se limita al ámbito social o político. También en el frente cultural los presupuestos traen novedades al respecto con la puesta en marcha de las Galerías Valladolid en la Calle López Gómez, un espacio para la cooperación de artistas, colectivos e industrias creativas. O con el Espacio Calderón-Seminci como punto de encuentro del ámbito audiovisual y el cine.

Y dentro de ese mismo espíritu cooperativo podemos incluir iniciativas en el ámbito económico como el Laboratorio Urbano Circular, que estará en el Barrio España y fomentará la innovación en materia de economía circular.

5. En quinto lugar, los presupuestos apuestan por una reactivación económica basada en el tejido económico local. Sin duda a través del plan de estímulo de la actividad cultural, a través del Plan Integral de Apoyo al Comercio de Proximidad, de estudios para la dinamización del comercio o la puesta en marcha de una plataforma on line que aúne a los mercados municipales para facilitar la compra telemática y el reparto a domicilio con vehículos sostenibles. Hablando de mercados, en 2021 comenzarán las obras de renovación del de la Rondilla.

También se pretende potenciar la I+D+i en colaboración con la Universidad y sus entidades dependientes e impulsar la transformación digital de autónomos, PYMES y el tejido cooperativista y su apuesta por la sostenibilidad, dando especial importancia a la economía del conocimiento, al economía social y la economía circular. En total, se cuenta con más de 5 millones de euros en ayudas, subvenciones y convenios para esta apuesta por la modernización y la economía verde.

6. Y, hablando de economía verde, quiero terminar hablando precisamente del reto medioambiental. Porque hay quien puede pensar que, con la situación de emergencia que tenemos entre manos, este tipo de cuestiones son secundarias, prácticamente caprichos que no nos podemos permitir. Pero es precisamente al contrario. Tomar medidas muy ambiciosas de transición ecológica hoy es la mejor vacuna para evitar la enorme crisis ambiental que se nos viene encima, y eso es lo que pretendemos con la Agenda 2030.

Ya empiezan a ser visibles algunos de sus efectos, y de hecho la actual pandemia parece estar claramente relacionada con la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. Pero, si no cambiamos drásticamente de rumbo en nuestra forma de vivir, producir y consumir, afrontaremos problemas mucho mayores. El ya conocido cambio climático, los problemas de contaminación y calidad del aire, el agotamiento de recursos de los que dependemos tanto como los combustibles fósiles y muchos minerales. Los informes científicos son elocuentes desde hace décadas.

Frente a todo ello, la línea en la que hay que trabajar en las ciudades es la que llevamos impulsando en estos últimos años. Para dotarle de un marco estratégico y una programación decidida, impulsaremos a partir de 2021 la Agenda Urbana 2030 para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que será elaborada en el primer trimestre con participación ciudadana, y para lo cual Valladolid ha sido elegida como proyecto piloto del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Pero hay ámbitos en los que ya venimos trabajando como la Estrategia Alimentaria, a la que incorporaremos un obrador comunitario en Mercaolid que sirva para la elaboración de productos ecológicos y de cercanía. Y otros que ya se incorporan en estos presupuestos como la aprobación definitiva del Plan de Calidad del Aire, que incluirá una Zona de Bajas Emisiones, la redacción de un Plan de Biodiversidad, el Plan de Acción contra el Ruido o la ejecución del Plan Director del Arbolado de la ciudad que verá la luz a principios del año con nuevos proyectos de reforestación en el Tomillo y San Cristóbal. Igualmente se prevé una potente inversión en las líneas de mejora del tratamiento de residuos, para reducirlos y optimizar su separación y avanzar en fórmulas de compostaje doméstico o comunitario, inversiones que se suman a las que se vienen realizando ya para el ciclo integral del agua.

A estas actuaciones desde la Concejalía de Medio Ambiente se suman las de otras, como el proyecto Urban Green Up que cuenta con más de 1 millón de euros de inversión, para las actuaciones del corredor verde, las barreras verdes contra el ruido y sistemas de drenaje urbano sostenible, entre otras. Igualmente, todas las mejoras en movilidad ciclista y peatonal o de refuerzo de AUVASA, con el nuevo sistema de pagos y la apuesta sostenida por la sustitución de 15 autobuses por nuevos modelos menos contaminantes.

Muchos de los proyectos de los que acabamos de exponer responden a necesidades presentes, a planes inmediatos, pero algunos cuentan con esa mirada larga, proyectos de transformación de la ciudad a medio y largo plazo de los que cabe también destacar: el proyecto de las Catalinas con un primer importe de 429.000 euros para dar uso a este inmueble estratégico adquirido por el Ayuntamiento, al igual que los 884.000 euros para la rehabilitación del Teatro Lope de Vega, o por supuesto, la integración ferroviaria. Ayer mismo se ha aprobado la licitación del Proyecto de Construcción de los pasos inferiores de conexión entre las calles Panaderos y Labradores con la Avd. de Segovia por un importe de 20 millones y un plazo de ejecución de 29 meses desde el acta de comprobación del replanteo de las obras. La permeabilidad entre el centro y el barrio Delicias se realizará en tres fases.

Además, el consejo ha dado el visto bueno a la licitación de la redacción de los proyectos de conexión en la zona sur de la ciudad. Así, se han aprobado los pliegos para la contratación de la redacción de los Proyectos de construcción de los pasos inferiores (3 lotes) de conexión peatonal entre la avenida de Irún y las calles Guadalajara y Camino de la Esperanza y Conexión rodada entre la calle Hípica y Adolfo Suarez. El presupuesto máximo de licitación asciende a 471.867,83 €, IVA excluido.

Ayer también dimos a conocer la venta del suelo previsto en 2021 cuando ni siquiera ha concluido este año 2020, síntoma de fiabilidad del presupuesto, como aseguró Manuel Saravia.

En mi siguiente intervención analizaré las únicas dos enmiendas presentadas por PP y por VOX respectivamente, las cuales no parecen motivo suficiente para no aprobar este presupuesto por unanimidad. Estaré atenta a todas las intervenciones, la verdad es que me sorprendió recibir enmiendas por parte del PP llevan 7 años dando a entender que no presentarían ya que en junio dijeron que apoyarían el presupuesto sin conocer el texto (no estaba ni redactado el proyecto) y en agosto que no apoyarían, también sin haberlo leído. Podríamos hablar de contradicción, pero yo creo que es más bien un superpoder: decidir el voto sin leer una sola línea de la propuesta.

Termino esta intervención como comenzaba, destacando el contexto en el que aprobamos estos presupuestos. Afortunadamente, esta terrible pandemia nos ha traído alguna cosa buena como la conciencia de que cuidarnos es lo primero. Y hemos comprobado cómo a menudo nuestra vida va a un ritmo que es incompatible con esos cuidados. Nos ha tocado parar muchas actividades y hemos visto cómo no podemos permitírnoslo dentro de esta vorágine. Necesitamos poder parar, poner la vida en el centro, por delante de todo lo demás. Para eso hay que cambiar demasiadas cosas. Es una tarea demasiado grande para pensar que podemos llevarla a cabo desde un humilde Ayuntamiento y menos aún con unos presupuestos anuales. Pero es una tarea demasiado importante como para no intentar asumir la parte que nos toca. Muchas gracias.


Presupuestos 2021: respondemos ante una situación de emergencia

Valladolid Toma la Palabra y PSOE acuerdan con Ciudadanos once puntos para los presupuestos de 2021