Una semana para pensar otra movilidad. Un día para experimentarla

 Dia sin coches_web
La movilidad es uno de los pilares sobre los que se apoya nuestro modelo social y refleja las principales injusticias e inequidades de un sistema incapaz de resolver los problemas que genera: el transporte es responsable del 25% de los gases de efecto invernadero que causa el cambio climático en España, de miles de horas perdidas en atascos y es el principal responsable de la contaminación atmosférica que causan unas 2000 muertes en España al año. 
Resolver estos problemas requiere resolver nuestra dependencia del coche privado y pensar como sociedad qué modelo de movilidad y de accesibilidad queremos.
Para reflexionar sobre ello, desde el año 2000 se celebra en casi todas las ciudades europeas la Semana Europea de la Movilidad. Es una oportunidad para pensar cómo nos movemos, cómo el automóvil ha adquirido el protagonismo en la planificación de la ciudad frente al ciudadano y cómo podemos reducir el ruido, el consumo energético, las emisiones de contaminantes para recuperar la ciudad para la gente

Valladolid para la mayoría silenciosa

Tras muchos años en los que el Ayuntamiento miraba hacia otro lado durante esta semana, desde Valladolid Toma La Palabra hemos participado en la organización de los actos que este año han tenido una agradable novedad: ha sido organizada, por primera vez, entre el Ayuntamiento y las organizaciones sociales que mantenían viva la llamita de esta celebración año a año para pedir la atención a una sociedad coche-dependiente. El denso programa que se inició el pasado miércoles 16 y que acaba hoy martes 22 puede consultarse aquí.
En Valladolid Toma La Palabra creemos en otras formas de movilidad, una movilidad que puede resolverse de forma más sostenible a través de la bicicleta, el transporte público y un urbanismo más amable con viandantes. 

 

Por ello hemos apostado en una de las medidas más valientes de esta Semana Europea: celebrar la jornada La ciudad sin mi cochehoy martes, día en el que se cerrará al tráfico la zona cero de la ciudad  a partir de las 11 de la mañana.

 

Será un día que causará incomodidad a algunas personas, seguro, pero también una jornada que nos devolverá la ciudad a esa mayoría silenciosa que nos movemos andando, en bicicleta o en transporte público

 

Será una jornada para visibilizar esa invasión del espacio público que supone un urbanismo centrado en el coche, un día para pensar que el futuro de nuestro clima depende también de tomar medidas atrevidas hoy que agradeceremos el día de mañana.